Propuesta Educativa

Somos ESCUELA porque acompañamos a los niños y jóvenes en la construcción de su proyecto de vida personal mediante una educación integral: adquisición de conocimientos, competencias y valores.

Somos ESCUELA CATÓLICA porque estamos fundados sobre los valores del Evangelio, siendo fieles a la misión que nos ha sido confiada, con especial atención a los niños, niñas y jóvenes más necesitados; así como un permanente diálogo con la realidad cultural y religiosa de nuestro contexto.

Somos ESCUELA CATÓLICA SALESIANA porque ofrecemos una formación integral de la persona, apostamos por el sistema preventivo de nuestros fundadores, San Juan Bosco y Santa María Mazzarello, y promovemos un ambiente educativo; colaborando en la construcción de una sociedad abierta y solidaria.

¿QUÉ ELEMENTOS AYUDAN A DEFINIRNOS?

MISIÓN. Nuestra Misión, fundamentada en los valores del Evangelio, se hace realidad en la educación cristiana de los niños y jóvenes, especialmente de los más pobres, según el estilo de Don Bosco y de Madre Mazzarello. Acompañados por toda la Comunidad Educativa, los niños y adolescentes son los verdaderos protagonistas de su proceso de maduración. En diálogo con la realidad multicultural y plurirreligiosa del entorno, nuestra Casa está abierta a todos y es una Presencia que “educa evangelizando y evangeliza educando”, favoreciendo la experiencia educativa del Sistema Preventivo actualizada en el hoy.

VISIÓN. 

Nuestra Presencia se caracteriza porque:

  • Da respuestas adecuadas a las necesidades de formación integral de niñas, niños y jóvenes, desde la inserción en su entorno geográfico, social, político, cultural y eclesial, colaborando en la construcción de una Europa abierta y solidaria con el resto del mundo
  • Acompaña a los destinatarios en su educación, adoptando el estilo preventivo de Don Bosco y de Madre Mazzarello
  • Promueve la presencia cercana y activa de las educadoras y educadores entre los jóvenes, compartiendo su vida, mirando con simpatía su mundo y estando atentos a sus verdaderas
    exigencias y valores
  • Ofrece alternativas educativas a través del tiempo libre
  • Se caracteriza por ser “Casa de puertas abiertas”, que genera un ambiente donde se comparte un enfoque común de la vida, desde un humanismo cristiano
  • Crea una Comunidad Educativa en la que los educadores y las familias tienen un papel fundamental y se sienten implicados en la misión educativa evangelizadora
  • Favorece una pastoral que suscita experiencias de vida cristiana
  • Desarrolla una gestión de calidad, basada en la mejora continua, como respuesta a las necesidades de todos los miembros de la Comunidad Educativa, para ofrecer un servicio educativo-evangelizador de calidad.

VALORES. Don Bosco, a través del Sistema Preventivo, realizó una aportación original a la acción educativa. En continuidad con sus intuiciones, y como entidad titular,  afirmamos que este sistema es la clave para hacer de los niños y jóvenes “buenos cristianos y honrados ciudadanos”, favoreciendo en ellos los siguientes valores:

RAZÓN:
– Las actitudes de diálogo, escucha, apertura y sentido crítico y propositivo.
– El crecimiento en responsabilidad, esfuerzo personal y trabajo en equipo.
– La educación a un diálogo intercultural e interreligioso y a una participación ciudadana responsable, en un mundo mediático y globalizado.
– El desarrollo de una sana autonomía personal, potenciando lo positivo y la creatividad.

RELIGIÓN:
– La apertura a Dios como fuente de verdadera humanización y expresión de la fe, celebrada en los sacramentos.
– La acogida de los valores evangélicos y el seguimiento de Jesucristo en la Iglesia.
– El respeto de la vida como don recibido, fuente de compromiso y responsabilidad.
– La presencia de María como modelo de mujer creyente y compañera de camino.
– El crecimiento de la dimensión social de la fe, con un progresivo compromiso por la solidaridad, la justicia y la paz.

AMOR:

– La educación en un ambiente de familiaridad, gratuidad, amabilidad, fiesta y alegría.
– La confianza en los niños y jóvenes, para que puedan experimentar el sentirse amados.
– La personalización de las relaciones, la acogida incondicional de la persona, el apoyo y acompañamiento en la realización del proyecto de vida.
– El acompañamiento del proceso de maduración afectiva de los niños y jóvenes, favoreciendo experiencias positivas de verdadera amistad.